Envases al vacío: tipos y resumen

 Conservar los alimentos puede no ser una tarea fácil, especialmente si los alimentos entran en contacto con el aire, que puede oxidar los alimentos debido a la alta presencia de oxígeno, o con otros organismos o bacterias que viven y proliferan a temperatura ambiente.

El almacenamiento al vacío de los alimentos, gracias a los envases especiales de vacío, evita que todos los agentes nocivos en el aire entren en contacto con los alimentos que se van a almacenar. Gracias a esta separación será posible evitar la formación de bacterias, mohos y el deterioro de los alimentos envasados al vacío.

Usar recipientes al vacío, privar de aire a los alimentos y almacenarlos, si se desea, a bajas temperaturas son los pasos principales que se deben seguir para una buena conservación. Esto sucede porque en el vacío y a bajas temperaturas sólo se pueden desarrollar unos pocos microorganismos que no son nocivos para los alimentos, sino que pueden aportar beneficios a los propios alimentos (como la conservación del sabor y la calidad del producto).

En un envase al vacío, tanto la calidad como la frescura de los alimentos pueden mantenerse intactas hasta que se cocinen.

Sin este proceso, cuando los alimentos entran en demasiado contacto con el aire, pueden sufrir daños como el secado, la oxidación o cambios en el sabor y el olor.

Envases al vacío: el frasco de vidrio

Entre los envases más populares, utilizados para el almacenamiento al vacío de alimentos, se encuentran los famosos frascos de vidrio. Se utilizan principalmente para almacenar productos alimenticios como conservas, conservas en aceite, mermeladas y, en general, frutas y verduras que, por lo tanto, pueden consumirse incluso después de muchos meses de haber sido envasados al vacío.

La principal atención a seguir cuando se utiliza este tipo de envase al vacío es que los frascos de vidrio serán esterilizados y desinfectados antes de alojar los alimentos que se colocarán en el vacío.

Guarda los alimentos al vacío en la nevera

También hay contenedores específicos para el almacenamiento al vacío de alimentos que luego se colocan en el refrigerador o congelador. Estos contenedores tienen diferentes formas y capacidades, normalmente están fabricados con materiales que los hacen irrompibles y por lo tanto resistentes a caídas de casi todas las alturas.

Además, se pueden lavar fácilmente en el lavavajillas y muchos modelos se pueden apilar uno encima del otro, para ahorrar espacio y poder almacenar más alimentos en el frigorífico con este método de almacenamiento. Existen varios modelos de envases al vacío en el mercado y casi todos ellos son resistentes a los olores, evitando así que las fragancias de otros alimentos almacenados en la nevera penetren en el envase, a la vez que se garantiza que el olor de los alimentos almacenados no se filtre en el exterior.

Por lo general, los recipientes al vacío también se pueden guardar en el congeladr. Una temperatura aún más baja, en comparación con la del frigorífico, puede garantizar un nivel de conservación aún mejor y el tiempo de conservación será aún mayor.

Bolsas y bolsas para vacío: quizás el método más utilizado

Los sobres y las bolsas son quizás el método más utilizado para aspirar diferentes tipos de alimentos.

Estos envases se pueden utilizar en diferentes ocasiones: no sólo para uso doméstico, sino también en bares, restaurantes o incluso en la industria alimentaria, junto con las mejores máquinas de vacío del mercado, para poder conservar mejor los alimentos.

La unidad de medida que caracteriza el espesor de las bolsas de este tipo es el micrón: bolsas de 95 micrones, por ejemplo, pueden asegurar una buena conservación a largo plazo de casi todos los alimentos.

Elegir el recipiente adecuado: los aspectos a evaluar

A la hora de elegir una bolsa, un sobre o un contenedor para el envasado al vacío, hay muchos aspectos a tener en cuenta antes de tomar esta decisión. Lo más importante es el uso que se va a hacer y el tipo de alimentos que se van a almacenar. En el caso, como hemos visto, de alimentos como conservas, verduras en aceite o mermeladas, siempre es bueno elegir el tarro de cristal (ya que los alimentos de este tipo no deben guardarse en la nevera y por lo tanto pueden guardarse en despensas o bodegas hasta que se consuman).

Si, por el contrario, hay que envasar al vacío alimentos que deben conservarse incluso a bajas o frescas temperaturas, es preferible utilizar recipientes para refrigeradores o, si se opta por el congelador, bolsas o sobres, ya que ocuparán menos espacio y será posible, por tanto, guardar más alimentos al mismo tiempo. Todos estos envases, en cualquier caso, se pueden utilizar junto con una máquina de vacío: gracias a esta herramienta se puede crear el vacío y proteger casi todos los alimentos de su deterioro el mayor tiempo posible.

Clasificación de las mejores máquinas de vacío de julio de 2021

1 Laica VT3120 Máquina de vacío para alimentos, automática, doble bomba, acero, 20L/min

Con su estructura pequeña y compacta, la Laica VT3120 es una máquina de vacío fácil de usar, gracias a su pantalla retroiluminada, muy útil para controlar los ciclos de aspiración y sellado, y para interrumpirlos si se considera necesario. El manual suministrado también es de gran utilidad, ya que indica las instrucciones para aspirar los distintos alimentos, evitando así cualquier error al respecto.

Reber REB9700N Máquina de vacío familiar, Gris, Acacia

El coste puede no estar adaptado para todos los bolsillos, pero la satisfacción ofrecida por esta máquina de vacío Reber es realmente alta, considerando que la calidad del vacío no tiene mucho que envidiar a las máquinas profesionales. La calidad del sellado es notable, el dispositivo es fácil de usar y muy rápido, y tiene un funcionamiento semiautomático con parada automática en el proceso de la soldadura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *